Arcángel Miguel

Acepta el reto y supera el desafío a través del amor incondicional.

El perfecto equilibrio se consigue cuando fluyen en armonía cuerpo, mente, emociones y espíritu. Es preciso trabajar activamente para que todo funcione en perfecta sintonía con el cosmos.

Las emociones a veces funcionan como corceles indómitos que galopan con furia y golpean duramente el entorno y eso crea distorsiones que perturban todas las frecuencias energéticas que te rodean y modifican las tuyas propias.

Dominar el corcel tampoco es la solución porque si lo encierras en tu interior cuando está enfurecido el daño que pueden causarte tus emociones no expresadas puede hacer más lento, más pesado y más difícil el camino a recorrer para solucionar tus preocupaciones.

La solución consiste en permitir que el corcel exprese su energía libremente pero de forma serena, que fluya en armonía como lo haría en su entorno, en plena libertad en la naturaleza, rodeado de los suyos.

Es preciso que medites con calma y observes las emociones que alojas en lo más profundo de tu corazón, que las comprendas, y aquellos sentimientos que no vibran en la sintonía del amor déjalos ir. No trates de confundir amor con necesidad, con dependencia, tampoco con exigencia.

El amor primero que debes expresar es aquel que tienes olvidado y abandonado. Debes amarte a ti mismo, con respeto, con ternura. Debes perdonar incluso aquello que tú consideras que no es perfecto en ti. No olvides que esa es sólo tu percepción.

Tampoco debes olvidar que eres un Ser Divino y como tal, expresar hacia fuera desde el amor incondicional, hacia ti y hacia los demás. Reconectar todas tus células con las frecuencias armónicas más altas de tu propia Divinidad y por tanto, alcanzar la gracia del Padre.

Aceptar este reto es tu elección; alcanzar los dones y la alegría de verlo superado, tu privilegio.

YO SOY Arcángel Miguel

Deseo para vosotros un día muy bendecido, lleno de luz, paz, armonía y abundancia.

Lilian Rodriguez
El Oráculo de los Arcángeles