Causas emocionales de la Esclerosis Sistémica, Múltiple, Amiotrófica.
Imágen obtenida de internet

Causas emocionales de la Esclerosis Sistémica, Múltiple, Amiotrófica.

“La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para sanar al hombre. No hay que luchar contra ella, sino integrarla, comprenderla y trascenderla”

Enric Corbera.

Antes de comenzar, quiero aclarar que esto no pretende ser una enciclopedia médica, ni profundizar en exceso en los matices de cada enfermedad, para eso están los profesionales de la medicina, pero si abarcar unas cuantas generalidades de las enfermedades para comprender su origen, cuáles son las causas emocionales que nos llevan a desarrollar una enfermedad y cuales los procesos que podemos seguir para aliviarla, mitigar la sintomatología y por qué no, llegar a sanar.

Esto, exige una participación activa por parte del paciente porque si bien Reiki le proporciona la energía necesaria sanadora para tratar su enfermedad, el paciente debe comprender qué es lo que causa su enfermedad, aceptarlo, perdonarlo y sobre todo tener la voluntad férrea de querer sanarse porque a veces podemos pensar que queremos curarnos pero realmente no lo deseamos porque ello conllevaría el aceptar la responsabilidad plena sobre nosotros mismos al 100%. Si todo lo anterior se cumple, ¿Por qué no podríamos pensar en una sanación? De lo contrario, Reiki solo sería una píldora que calmaría los síntomas, haría la enfermedad más llevadera, pero esta seguiría su curso tal vez a un paso más lento, pero seguiría avanzando.

Por supuesto, obvia decir que el paciente debe seguir bajo la supervisión y tratamiento del profesional médico que se esté ocupando de su enfermedad, hacer lo contrario sería una irresponsabilidad.

Esclerosis Sistémica

La esclerosis es una enfermedad que consiste básicamente en una inflamación del tejido conjuntivo, el cual, es muy necesario y está presente en todo el cuerpo. Cuando una persona padece esclerosis, su sistema inmunitario está atacado y hay un deterioro de ese tejido conjuntivo.

Si una persona padece esta enfermedad, es preciso que tome conciencia de que emocionalmente se está atacando a sí mismo, y ello puede hacer que la enfermedad se extienda a la mayoría de sus órganos. Para que se entienda, este tipo de inflamación provoca una energía ardiente que hace brotar la rabia que durante mucho tiempo ha estado reprimida interiormente. Por esto,  al endurecerse los tejidos, sugiere que también existe un endurecimiento de sus pensamientos, de sus actitudes, creando así un desequilibrio en el plano energético, y por ende, pueden estar afectadas partes del cuerpo o todo el cuerpo por la esclerosis.

Si esa persona se cierra al amor, es posible que se esté sintiendo no merecedora de vivir ese amor, de sentir ese amor, que se sienta indigna de recibirlo y hay un sentimiento de culpabilidad y hasta vergüenza de vivir. Es preciso abrirse al amor  reconocer el valor divino que tiene la persona, reconocer que lo es todo y que lo puede todo.

Esclerosis en placas

La esclerosis en placas es una inflamación de las envolturas que rodean las vías nerviosas del cerebro y la médula espinal. Todo el cuerpo está afectado y es como si el cuerpo se encontrase encerrado en una trampa, metidito en una jaula y cada vez más imposibilitado en sus movimientos.

Cuando una persona está afectada de esclerosis en placas  tiene grandes sufrimientos que le hacen ver la vida con desanimo. Todo su ser se rebela y se siente obligado a dar todo de si mismo. Generalmente es una persona muy perfeccionista y no acepta que pueda equivocarse y tampoco acepta ayuda con facilidad. Tiene un profundo miedo al sentimiento del fracaso y también tiene miedo al abandono. También es posible que tenga miedo a caerse en cualquiera de los sentidos imaginables, es decir, tanto en una caída real estampándose contra el suelo como una caída en sentido figurado en los diferentes aspectos de su vida. Todos estos miedos, pueden activar la esclerosis en placas.

La persona tiende a juzgar a los demás  y a juzgarse duramente a si misma e inevitablemente, eso lleva a un sentimiento de desprecio, desvalorización y disminución de su persona. Cuando se siente disminuida, tiene la sensación de que la vida la aplasta literalmente. De esta forma, es posible que manifieste la enfermedad primero por sus piernas. Su defensa contra todos esos miedos es el intento de querer controlar todo, querer que todo sea haga como quiere y desea, y las críticas que se puedan dirigir hacia su persona, pues realmente las interioriza y envenenan su vida. Es una persona que cree que el sufrimiento forma parte de su vida diaria y que no merece el descanso. Todos los esfuerzos que un enfermo de esclerosis en placas realiza para superarse son constantes y a pesar de todo, son insuficientes. Su cuerpo cansado y agotado desiste de seguir en la lucha del mas fuerte e intenta hacer comprender a la persona, que también puede necesitar a los demás y que debe aprender a confiar en los demás.

La inflamación implica una rabia ardiente, muy emocional, pudiendo afectar a toda su existencia.

La pregunta que debería hacerse el enfermo es: “¿realmente quiero ser libre?”

Es posible, que de esta forma, el enfermo se esté vengando de alguien de manera inconsciente, pensando que tal vez, no le habían dado suficiente amor.

La prisión en la que se ha convertido su cuerpo, protege al enfermo de admitir sus auténticos sentimientos. La represión emocional puede llevarlo a una incapacidad de ir hacia delante en sus emociones y todo ello conlleva claramente a una confusión muscular y mental.

Su cuerpo le habla de soltar y de liberarse de sus cadenas, ese es el mensaje que le está enviando con desesperación.

La clave consiste en comprender que la llave se halla en su interior, de aceptar que debe confiar en su guía interior y reconocer que cada persona tiene en su interior la presencia de esta guía y que  ayuda a cada uno a actuar de la mejor manera que puede y sabe. Cuando se acepta todo esto, entonces se expresará de manera exterior con mayor flexibilidad y comprensión.

En definitiva, una persona que está afectada de esclerosis en placas se endurece para no sufrir en determinadas situaciones, pierde toda la suavidad, y ello le impide la adaptación a personas o situaciones. Si una persona le pone de los nervios pues se rebela internamente contra ella y cuando supera sus límites pues se abandona por completo y ya no sabe dónde ir.

Este enfermo está fijo, no evoluciona, desea que alguien se haga cargo de su persona, aunque pone todo su empeño en no parecer dependiente. Es el tipo de persona que quisiera que todo fuera perfecto y que se exige mucho. Se esfuerza en complacer a cualquier precio.

Al no poder satisfacer por si misma este ideal poco realista de la vida, entonces se vuelve incapacitada y de esa forma, tiene una excusa para justificar el no haber logrado por si misma la vida perfecta que deseaba. También le cuesta mucho aceptar que otras personas que hacen muchísimo menos que ella, o que a su juicio merecen menos, pues tengan más.

Hay que comprender, que cuanto más grave sea la enfermedad, más importante y más urgente es el mensaje que está enviando el cuerpo.

El mensaje es: “Sal de ese endurecimiento, permite que toda tu dulzura salga fuera de manera natural, deja de juzgarte y de ser tan duro contigo mismo y también deja de tener pensamientos tan duros hacia los demás. Concédete el derecho de ser dependiente a nivel afectivo antes de que lo seas por completo, debido a tu enfermedad. Fluye, suéltate, no necesitas exigirte tanto a ti mismo. Además, este tipo de actitud, te impide desarrollarte y evolucionar como tu corazón ansía y desea.”

Es probable que el enfermo esté muy decepcionado de su progenitor del mismo sexo, es decir, si es una chica pues de su madre, si es un chico pues de su padre, y haga grandes esfuerzos para no parecerse a él o ella, y por eso se haga tantas exigencias. Es absolutamente necesaria una aceptación y perdón, sobre todo hacia si mismo por haber juzgado tan duramente a su progenitor, y hacerlo, puede tener un efecto considerablemente benéfico sobre su curación.

Tratamiento Reiki

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Esta enfermedad está causada por la degeneración de las neuronas motoras de la médula espinal y no tiene tratamiento médico.

La sintomatología es exclusivamente motora y se ve afectada la mayor parte de la musculatura y los pacientes pierden la fuerza para mover brazos y piernas.  Las neuronas de los músculos oculares no se ven afectadas. A medida que la enfermedad avanza, los pacientes tienen problemas incluso para hablar, y hasta para la deglución. El punto más grave de esta enfermedad aparece cuando los músculos que afectan al aparato respiratorio pierden su funcionalidad, pues puede llegar a morir.

Con el tratamiento de Reiki se puede aumentar la calidad de vida del paciente eliminando las complicaciones de la enfermedad.

Sería deseable aplicar tratamiento completo de Reiki, dos veces por día, especialmente en el chakra corona.

Esclerosis múltiple

Es una enfermedad del sistema nervioso central en la que la mielina se destruye de manera gradual. Se desarrollan múltiples lesiones en el cerebro y en la médula espinal.

La sintomatología puede abarcar: visión borrosa, pérdida incluso de la visión, temblor en las manos, debilidad en las extremidades, dolor, pérdida del control de los esfínteres vesical y anal. Debilitación gradual.

Sería deseable aplicar tratamiento completo de Reiki, dos veces por día, especialmente en el chakra corona.

Perdonar es parte del proceso de sanación.

Así es, porque no sirve con identificar las causas emocionales que originaron la enfermedad y luego aplicar Reiki. Eso solo es parte del proceso. El proceso se completa con dos pasos más que yo considero importantes y uno es pasar por la etapa del perdón y la aceptación. Por favor, haz clic en la frase para leer esa etapa porque como va a ser algo común en todos los artículos de  esta serie, no quiero repetir lo mismo para no alargar innecesariamente cada artículo.

Así mismo, yo creo firmemente que somos personas totalmente responsables de nuestra realidad, vivimos lo que creamos en nuestra mente con nuestros pensamientos, esto es metafísica pura y dura, y por tanto, debemos centrar cada día nuestros pensamientos en lo que queremos, no en las carencias que tenemos. Por ejemplo, en el caso de esta enfermedad debes verte a ti mismo cómo eras antes de la enfermedad físicamente, y verte a ti mismo en cada momento del día como si fueras esa persona, y desde luego, no dar espacio para el lamento, la queja, la carencia… lo que mantienes en tu pensamiento es lo que tienes mañana, y si le das más espacio al dolor y a la carencia que al amor y a una imagen de ti que es la que deseas, entonces mañana tendrás más dolor, más carencia y más de lo que ya tienes hoy.

Llegar a este punto de aceptación lleva un proceso de evolución que no para todo el mundo es el mismo, ni tampoco va al mismo ritmo, por eso, te deseo con mucho amor que a lo largo de tu camino de aprendizaje se te vayan presentando las herramientas necesarias que te lleven a tu sanación y no a tu destrucción.

Toda herramienta es válida para llevarnos a nuestra sanación física, emocional y espiritual, por tanto:

LO SIENTO  por las memorias de dolor que comparto contigo.

TE PIDO PERDÓN por unir mi camino al tuyo para sanar.

TE DOY LAS GRACIAS porque estás aquí para mí.

TE AMO por ser quien eres.

Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo.

Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo.

Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo.

Te recomiendo la lectura de La paz comienza contigo.

 

Guardar