agua de reiki

¿Cómo se hace el agua de Reiki?

Antes de explicarte el método, me gustaría hablarte de cómo y porqué funciona y sobre todo darte motivos para creer que así es. Es por eso que te voy a hablar de “Los mensajes del agua” del doctor japonés Masaru Emoto.

Base cientifica

El agua que recorre la tierra y nutre su manto es el origen de toda forma de vida en nuestro planeta.

Sin embargo, el agua es mucho más. El doctor Masaru Emoto ha dedicado años al estudio del agua y en sus estudios demostró la capacidad del agua para retener información.

En un principio hizo un experimento con un aparato que mide la vibración ARM (Analizador de Resonancia Magnética) y utilizando este aparato transfirió información vibracional a agua estructurada y creó el agua HADO. Muchos de los síntomas causados por diversas enfermedades podían curarse gracias a este tipo de agua y más de 10 mil personas fueron tratadas.

Luego comenzó a estudiar los cristales del agua, por deducción asoció que si la nieve tiene cristales y no hay dos copos de nieve iguales, el agua también tiene cristales cuando está helada.

Gracias a sus estudios, descubrió que no aparecían hermosos cristales en el agua que procedía del grifo y sin embargo en otro tipo de aguas si, por ejemplo el agua de manantiales, ríos etc.

Según el doctor Masaru Emoto, todo lo que hay en este mundo vibra, y esa afirmación no puede ser negada ni siquiera por los físicos, por lo que vibración es una palabra sinónima de energía.

¿Cómo viaja la vibración? El doctor Masaru Emoto afirma que la vibración viaja a través del agua y que los cristales que muestra en agua representa la fuerza vital de la madre naturaleza. En consecuencia, la ausencia de cristales hexagonales en el agua puede considerarse un indicio de que la fuerza vital de una zona por alguna razón ha sido puesta en peligro energéticamente. Esto es algo que puede apreciarse estudiando el agua que consumimos del grifo que por lo general tiene más dificultad para generar los cristales.

Exponer el agua a la música

La música es vibración, por tanto si exponemos el agua a la música su estructura cristalina cambiará.

En un experimento que hizo con agua destilada expuesta a la serenata nocturna de Mozart los cristales del agua crecían de una manera bellísima y prodigiosa. Contempló el mismo efecto con algunas otras piezas de música clásica y se llegó a la conclusión de que la música es una forma de sanación antes que una expresión artística.

Exponer el agua a las palabras

Usando un aparato HADO llamado ARM es decir, un aparato analizador de resonancia magnética, pudo orientar a muchas personas enfermas, pero no todas las personas podían estar presentes en la consulta y a raíz de eso comenzó a usar fotografías de las personas para extraer información y de esa forma pudo crear agua HADO sin que esas personas tuvieran que estar presentes físicamente.

En otras ocasiones, menciona el doctor, ni siquiera tiene acceso a una fotografía del paciente y aun así quiere tratarlo y ello le hizo reflexionar. Si las fotografías pueden proporcionar información, tal vez el nombre del paciente también le podría dar información, y después de analizarlo vio que si era posible extraer información de sus nombres y se dio cuenta de que las palabras retenían información vibracional y justamente por eso intentó exponer el agua a las palabras escritas. Pensó que el agua tendría la capacidad de sentir esa vibración y dar respuestas.

Con la palabra gracias se crearon cristales preciosos. Con palabras desagradables los cristales también eran desagradables. Experimentaron con muchas palabras, y palabras hermosas creaban cristales hermosos, palabras amables creaban cristales delicados y de esta forma el agua nos muestra el poder oculto tras nuestras palabras. No importa el idioma, lo que importa es la vibración que tiene la palabra.

Hay un experimento muy interesante con arroz cocido en dos tarros. A uno le dijeron gracias durante un mes y al otro estúpido. El que había sido expuesto a la palabra gracias tenía un color agradable, y un olor agradable también. El arroz expuesto a la palabra estúpido se volvió negro y su olor era fétido. Las palabras respiran vida.

Proyectar los pensamientos sobre el agua.

Reunieron a un grupo de voluntarios para un experimento, cuatro grupos de padres con sus hijos. Usaron agua del grifo de Tokio, teniendo en cuenta de que el agua de Tokio jamás había formado cristales. Se reunieron en círculo tomados de las manos y primeramente le dijeron gracias en voz alta y luego con los ojos cerrados enviando los pensamientos positivos al agua durante un minuto. El resultado del estudio fue que el agua que había sido expuesta a las palabras y pensamientos positivos formó un único cristal nítido y simple como si unificara los pensamientos de los allí reunidos y ante la emoción vieron cómo se formaba un cristal perfectamente equilibrado.

El agua nos da el mensaje de que puede ser nuestro espejo, que puede actuar como el pensamiento humano y tiene la capacidad de mostrarnos lo que no podemos ver. Esa misma agua también fluye por nuestro cuerpo.

Las posibilidades que se abren ante nosotros con este estudio son inmensas. Tenemos la capacidad de sanarnos a través del agua, sanar a otros a través del agua e incluso sanar a la Madre Naturaleza a través del agua.

Agua de Reiki

Como hemos visto en nuestro curso de Reiki, nosotros somos canales de la energía vital universal y también podemos canalizar la energía telúrica de la tierra y unir ambas en nuestro interior con nuestro propio Ki, nuestra propia energía. Si unimos energía y pensamientos seremos capaces de crear una potente medicina a través del agua.

Iremos un paso más allá, y además de canalizar la energía también usaremos el poder del pensamiento, la intención y la palabra hablada. ¿Os imagináis el potencial?

Inicialmente vamos a usar dos botellas de agua porque vamos a tenerlas en reposo 24 horas para dar tiempo a que se generen los cristales, de esta forma, mientras una se está “creando” la otra estará disponible para consumo.

En ambas botellas vas a pegar una etiqueta con estas palabras: “gracias” “te amo”

Si tienes algún manantial cerca de tu casa sería ideal que usaras esa agua. Si no puedes usar agua embotellada o agua del grifo como último recurso.

Vas a armonizar tu interior dedicando unos minutos a respiraciones profundas y cuando estés completamente relajado-a vas a conectarte a la energía de Reiki tal como te he enseñado. Una vez estés conectado, vas a colocar tus manos sobre la boca de la botella destapada y aplicarás energía por un espacio de 5 minutos, y mientras canalizas la energía puedes repetir mentalmente las palabras “gracias, te amo” con el mayor sentimiento de amor que seas capaz de sentir. Luego la tapas y la dejas en reposo durante 24 horas.

Al día siguiente, antes de usar el agua, debes darle unos golpes al culo de la botella con la mano para activarla y ya estará lista para beber.

¿Te animas a comenzar a usar tu propia agua HADO?

Alundain

Si te ha gustado por favor comparte en tus redes sociales o  suscríbete a mi canal de youtube.Muchas gracias.

Alundain en Google

Alundain en Facebook

Alundain en Youtube