las piedras de alquimia

LAS PIEDRAS DE ALQUIMIA

Hace un tiempo os mostré fotos de las Piedras de la Alquimia que me había regalado mi hermana. Durante este tiempo he ido haciéndolas mías, tocándolas, practicando con ellas, y lo cierto es que no dejan de maravillarme con los mensajes acertados que me dan. Es por eso que hoy quiero compartir un poco con vosotros su sabiduría y os voy a ir enseñando cómo son, qué significan y los consejos que pueden darnos. A mí sinceramente me fascinan. Gracias hermana por regalarme tu pequeño tesoro, de verdad que lo valoro y aprecio mucho.

Se trata de un producto que está descatalogado, de modo que encontrarlo a la venta será harto complicado y si encuentras algo será realmente caro. De modo que te propongo algo… ¿Por qué no construyes tus propias piedras de alquimia a medida que te las voy explicando? Es muy sencillo, puedes tomar piedrecitas de la playa, o de rio, todas del mismo tamaño, incluso si eres una artista con las manualidades puedes realizarlas en pasta de cerámica, de maicena, hacerlas en madera con la forma de huevo original… ¡usa tu imaginación! ¿Te apuntas? Serán tu tesoro.

Antes de comenzar con el meollo de la cuestión te voy a hacer unas pocas reflexiones sobre la Alquimia.

¿Qué es la Alquimia?

A todos nos encantan los misterios, la mitología, la astrología, el tarot, las runas, el I Ching, ¿verdad que sí? O al menos alguna de esas áreas, no tienen por qué ser todas y desde luego en los últimos tiempos todas han tenido un “resurgir” un “renacer” y están en pleno auge y con frecuencia disfrutamos con la interpretación que nos ofrece alguna de esas ciencias para beneficiarnos de los mensajes que nos aportan y ayudan en el día a día.

Sin embargo, la Alquimia es uno de esos senderos que a pesar de que es uno de los más perdurables del conocimiento espiritual, sigue siendo un enigma para muchos. Antiguamente se le conocía como el arte de convertir el plomo en oro pero en la esencia de la alquimia subyace una gran filosofía.

La Alquimia es la búsqueda de la transformación física, mental y espiritual y avanzamos en esta búsqueda a través de la prueba y el error, aprendiendo tanto de los éxitos como de los fracasos. Es un proceso en espiral que con frecuencia, volvemos a donde estábamos anteriormente pero ya contamos evidentemente con la experiencia sacada de anteriores actuaciones y por ello estamos preparados para enfrentarnos a los nuevos retos de una manera nueva y con otra perspectiva de la situación.

La alquimia es un proceso de trabajo persistente de cambio constante que lleva a la purificación y refinamiento del cuerpo, de la mente y del alma.

Por otra parte, la Alquimia está íntimamente relacionada con la astrología. El Sol y la Luna son sus dos personajes centrales, representan los polos masculino y femenino del ser. Antiguamente se pensaba que el Sol (oro) y la Luna (plata) eran planetas y en conjunto con los cinco restantes gobernaban los siete metales en su progresión del plomo al oro: Saturno (el plomo), Júpiter (el estaño), Marte (el hierro), Venus (el cobre) y Mercurio (el azogue).

Las operaciones alquímicas pues, se llevaban a cabo en determinados momentos del año durante la influencia de los signos astrológicos apropiados para guiar las operaciones adecuadas en los laboratorios.

La complejidad del simbolismo de la Alquimia es todo un reto para el principiante o el iniciado pues una sola sustancia puede tener varios símbolos, como la Materia Prima, la sustancia caótica que se encuentra al principio de la obra y que se representa tanto con serpientes como con ranas.

A su vez, un solo símbolo puede tener diferentes asociaciones, por ejemplo, un león puede representar los aspectos fijos masculinos de la Materia Prima así como el elemento tierra.

Tanto la Materia Prima como la Tierra están relacionadas entre sí y de esta misma forma, tanto serpientes como ranas o leones pueden tener significados similares cuando aparecen en la ingeniería alquímica.

A su vez, la dualidad y el equilibrio sexual también están presentes en la tradición alquímica. Rey y Reina asociados al Sol y la Luna representan las propiedades opuestas de la Materia Prima: El Azufre filosófico y el Mercurio filosófico. Durante las operaciones alquímicas, estos se unen, se destruyen, se separan y se vuelven a reunir.

Asi pues, Rey, Sol y Oro son los aspectos masculinos que complementan los aspectos femeninos Reina, Luna y Plata.

El reino masculino es activo, caliente, seco y fijo.

El reino femenino es receptivo, frio, húmedo y volátil.

A través de las operaciones alquímicas las esferas masculinas y femeninas ejercen su influencia la una en la otra de manera alternativa y al final de la obra, ambos se unen en un único ser perfecto, un Andrógino, símbolo del equilibrio armónico entre las polaridades masculina y femenina.

Practicar la Alquimia en nuestra vida

La alquimia busca encontrar correspondencias entre la materia y el espíritu, el cuerpo y el alma de modo que la clave de la búsqueda estriba en el mundo real y por tanto debemos encontrar la manera de aplicar esta sabiduría a nuestra propia vida.

Si usamos las metáforas de la naturaleza, podemos usar un día lluvioso como una oportunidad real que se nos presenta para descansar, quedarnos solos, reflexionar y recuperarnos.

El viento fresco susurrando entre las hojas de los árboles nos recuerda nuestro potencial para la transformación mental.

Ver un pájaro negro puede ser un consejo y una señal de alejarnos tal vez de un problema que nos está perturbando.

Debemos aprender que las desilusiones de la vida nos ofrecen un tiempo de transformación, renovación y por qué no, de crecimiento personal.

La muerte forma parte de manera inevitable en el final de cualquier ciclo pero a su vez, es también la primera fase de un proceso alquímico pues cuando las plantas mueren, sus semillas descansan en lo más profundo de la tierra y después de una ligera lluvia, germinan, crecen y con el tiempo vuelven a regalarnos sus frutos.

De esta forma, el alquimista debe destruir la Materia Prima, limpiarla de impurezas antes de que la plata y el oro se formen y de que la Piedra Filosofal aparezca, conteniendo un nuevo potencial de crecimiento y expansión sin esfuerzo.

Cada estación del año nos trae mensajes de renovación. La esperanza y el renacimiento de la primavera, la abundancia del verano, la vendimia y transición del otoño y la cómoda hibernación del invierno. En conjunto, todos completan la espiral de la vida sobre la que todos estamos asentados, disfrutando y bailando.

Una vez que nos iniciemos en el sendero alquímico nos daremos cuenta de cuán cercanos están los ritmos de nuestra vida de los ritmos paralelos de la naturaleza y debemos observar e interpretar estas señales naturales que marcan nuestro progreso hacia estados físicos, mentales y espirituales más elevados.

Alundain

Si te ha gustado por favor comparte en tus redes sociales o  suscríbete a mi canal de youtube.Muchas gracias.

Alundain en Google

Alundain en Facebook

Alundain en Youtube