Que son los lazos karmicos

Los Contratos Kármicos

¿Qué son los Contratos Karmicos?

Cuando elegimos encarnar en un cuerpo en la tierra, antes de venir elegimos cuidadosamente las experiencias que queremos vivir y los aprendizajes que debemos superar.

Estas experiencias que estamos dispuestos a experimentar las elegimos de manera totalmente voluntaria y para ello nos ayudamos de personas que a su vez también se ofrecen voluntarias para ayudarnos en este proceso de aprendizaje y con ellas firmamos un contrato kármico donde acordamos previamente todo lo que cada uno le va a hacer al otro con la intención única de enseñar y/o aprender algo.

Obviamente, cuando llegamos a este plano de existencia 3D olvidamos por completo todo lo que hemos decidido experimentar con la finalidad de no mermar la calidad de la experiencia y el aprendizaje y de esa forma superar las pruebas (o no) que nos hemos propuesto y absorber las enseñanzas que necesitamos adquirir.

¿Hasta cuándo dura un Contrato Karmico?

Bien, ya hemos entendido el porqué de un contrato kármico, es algo que elegimos porque necesitamos aprender y experimentar una vivencia determinada. Dicho esto es fácil deducir pues que un contrato kármico no se extingue o desaparece hasta que no se ha asimilado precisamente ese aprendizaje pues este mismo aprendizaje va a suponer un paso más en el ascenso de nuestra propia evolución.

Vamos a poner un ejemplo:

Tienes una relación con un chico o una chica, no importa si es tu novio, tu esposo o tu amigo. Esa relación se convierte en una relación tóxica donde vamos a poner por ejemplo que él chico maltrata a la chica de alguna manera y la chica puede digamos “castigarle” bien con la indiferencia, bien con una demanda legal (si son pareja legal), o bien con la pérdida simplemente del lazo físico que mantienen. Obviamente esto ha sido aceptado con anterioridad bajo contrato por ambos como ya hemos dicho pero lo vuelvo a recalcar.

¿Qué aprendizaje pueden obtener cada uno?

Pues la chica está muy claro que si acepta el maltrato de manera reiterada en cada una de sus relaciones es porque no se quiere, no se respeta, no se valora a sí misma y por tanto su lección a aprender y superar es que debe amarse a sí misma como mujer, valorarse a si misma y respetarse a sí misma.

Por otro lado, el chico que maltrata, bien sea psicológicamente, verbalmente o físicamente pues debe aprender que ha de respetar a su par, que debe reconocer en ella a su igual y por tanto olvidar su actitud machista y aprender a redirigir de manera positiva su hostilidad hacia la figura femenina, transmutarla en amor y respeto pero sobre todo en confianza hacia ella.

Como es natural, cuando se dan este tipo de situaciones desagradables pues en lo último que pensamos es en ay mira que buena es esta persona que me ayuda a darme cuenta de lo poco que valgo, como la quiero, la doy las gracias…. Sino que generamos sentimientos de rencor, odio, venganza y esto es algo realmente malo porque nos impide ver el aprendizaje real y tristemente, con frecuencia, debemos repetir experiencia porque no logramos superar la experiencia a la primera.

Sé que es muy duro de asimilar que todo lo malo que vivimos es producto de nuestras propias elecciones por contrato kármico antes de venir a la tierra… es impensable admitir cosas como ¿por qué querría yo que mi novio o mi marido me pusiera los cuernos o me maltratase? ¿Por qué voy a elegir yo de manera voluntaria sufrir penalidades económicas y vivir en la escasez toda mi vida? Eso por poner dos ejemplos muy claros y generalizados de situaciones comunes.

Pues en verdad te digo que debes asimilar y no olvidar que somos nosotros mismos quienes hemos elegido vivir esas experiencias traumáticas para aprender determinadas lecciones y también para reparar errores que hemos cometido en el pasado, tal vez no en esta vida y si en vidas pasadas y hemos de limpiar ese karma y con ello evolucionar de manera positiva espiritualmente.

Por otra parte, también hay que asimilar que realmente no hay culpables, ni de un lado ni de otro y precisamente por eso no hay que formar ideas de venganzas absurdas pues en esas situaciones solo hay un aprendizaje adquirido a través de las experiencias.

Según yo lo veo cuando estamos tocando fondo en esas experiencias traumáticas vivimos el drama, el sufrimiento y la soledad porque nos hemos desconectado temporalmente de La Fuente, de nuestro Creador y por ende un objetivo claro de nuestra existencia es la reconexión con Él porque solo de esa forma nos sentiremos completamente plenos.

¿Podemos liberarnos del Karma?

Yo digo rotundamente Sí. Ya antes mencioné que no hay culpables, sólo un aprendizaje a través de las experiencias y la corrección de errores cometidos con esos aprendizajes y es indispensable que para poder evolucionar nos liberemos absolutamente de la parte de drama personal, de revolcones en la autocompasión y la miseria, hay que ver las experiencias como lo que son, lecciones que aprender y pruebas a superar. En el momento que damos paso al drama simplemente nos colgamos de las personas que nos rodean en nuestro entorno y simplemente nos convertimos en vampiros energéticos porque les robamos constantemente su energía e incluso nos volvemos dependientes de ella. Es preciso descubrir que nuestra fuente proveedora de energía es otra muy distinta, de ahí que yo haya mencionado anteriormente la reconexión con La Fuente, es preciso conectarse al Creador porque su energía amorosa y sanadora es inagotable y realizando esta conexión rompemos también en parte lazos energéticos que establecemos con las personas a las que nos enganchamos en nuestros dramas personales y nos hacemos libres a nosotros mismos. Es tan importante ser libre…

Es importantísimo perdonar, es necesario perdonar, porque el perdón también te libera a ti y a los demás de las culpas impuestas. Perdonar no significa aceptar una situación humillante y vivirla constantemente porque perdonas esa acción una y otra vez, perdonar significa que después de que has vivido una experiencia, has aprendido una lección y después de recibir ese aprendizaje evolucionas espiritualmente y te liberas de esa persona y la liberas a ella también a través del perdón. A través del perdón encontrarás no solo tu libertad sino también tu paz.

Pero ojo, no solo debemos perdonar a las demás personas por el daño que nos han hecho… no. Aquí viene la parte más difícil de la asignatura, porque si lo piensas bien, perdonar a otros es fácil, pero perdonarse a uno mismo… no.

Si no te perdonas a ti mismo-a te estás autocastigando constantemente y por ende obligándote a ti mismo-a a estar constantemente viviendo esas mismas experiencias dañinas como si fueras una ratita de laboratorio metidita en la rueda gira que te gira, corre que te corre constantemente y se verán traducidas en aquello que más daño te hace, tal vez una relación amorosa toxica y dañina o tal vez una enfermedad dolorosa como un cáncer.

Debes perdonarte a ti mismo-a por no ser perfecto, en definitiva debes perdonarte a ti mismo por todo aquello que tu consideres que debes perdonarte porque el perdón es la llave mágica que abrirá la puerta a todos los milagros que tú puedas imaginar en tu vida. El perdonarte a ti también te hará libre y esa libertad es algo que solo tú puedes darte a ti mismo-a, nadie más puede hacerlo por ti.

Perdonar significa que puedes recordar sin que tus heridas sangren y duelan, sin que te cargues esas mochilas a las espaldas y que cuando recuerdas ya no sientes esa tremenda carga emocional que antes te asfixiaba al recordar esa situación. Cuando tú haces eso, el resentimiento, el rencor o el odio ya no existen. Ello no implica como te dije antes que toleres o estés de acuerdo con la situación que te hizo mal, es importante que entiendas eso, es simplemente una liberación para ti, es algo intimo tuyo y obvio, no es preciso que la otra persona sepa que la perdonas o que tú te perdonas, es tu aprendizaje y perdonando adquieres la titulación de una prueba superada.

Perdonándote y perdonando, lograrás vivir anclado en tu presente y no en el pasado y ello te abrirá la puerta no solo de tu libertad sino de la posibilidad de vivir y disfrutar con intensidad cada momento que la vida te regale.

Creo que me he emocionado hablando del tema y lo he alargado un poquito pero espero que algunas ideas de las que te he expuesto te hayan aportado luz a tu vida y te ayuden en tu proceso de superación personal y en tu camino de evolución espiritual.

Gracias por leerme.

Lilian Rodríguez.

Alundain

Si te ha gustado por favor comparte en tus redes sociales o  suscríbete a mi canal de youtube.Muchas gracias.

Alundain en Google

Alundain en Facebook

Alundain en Youtube