que son los votos karmicos

Los Votos Kármicos.

No hay que confundir votos kármicos con contratos kármicos. Esto ya lo expliqué en un video anterior, de modo que si no sabes aun lo que son te invito a que lo veas.

Cuando te relacionas con mucha gente y prestas un poco de atención al hilo de sus vidas, te das cuenta de que algunas personas han hecho de todo, vamos lo que no está escrito, por cambiar sus situaciones personales, ya sea a nivel laboral, a nivel amoroso-afectivo, a nivel de relaciones en general… Algunas incluso se han tomado la molestia de asisitir a terapeutas para tratar de solucionar por esa vía algunos de sus problemas pero a pesar de recibir tratamiento, los problemas persisten, están estancados y no les queda otra que la resignación, aceptar lo que se les vino encima porque eso es lo que deben vivir y ya está.

 

 

A mí me parece tristísimo llegar a la conclusión de vivir resignado frente a un bloqueo emocional por ejemplo y tratar de sobrellevarlo de la manera mejor que se pueda en la vida. Pero… yo digo, ¿y si la solución pasara por ir un poco más allá? ¿y si resulta que el problema real no lo tenemos en esta existencia sino tal vez en una existencia pasada o incluso una paralela?

Claro, aquí es donde las personas “con sentido común” con una educación tradicional y con una rigidez de creencias absolutamente estricta me dirá anda calla loca que no sabes ni lo que dices… Pues si, realmente me ha tocado oír esto alguna que otra vez. Pero yo sigo insistiendo.

¿Y si la explicación está en otra parte?

Cuando uno lucha contra viento y marea contra una situación negativa que se repite una y otra vez y por más que se intenta no hay forma humana de solucionarla porque es como la marea, vuelve y vuelve y vuelve… hay que dejar de darse leches contra ese muro y pararse un rato a pensar y aquí es donde yo recuerdo una frase muy típica de mi padre que en sus años mozos fue albañil y me decía: “la obra enseña”. Pues mira, va a ser que sí, la obra enseña, y si por un camino no tira la cosa hay que buscar la solución por otro camino por ilógico que parezca.

Y así es como llegamos al cajón de los VOTOS KÁRMICOS

¿Qué son los Votos Karmicos?

¿Os acordais de la escena de la película de Lo que el Viento se Llevó donde Scarlett O’Hara alza la mano envainando una zanahoria recién arrancada y dice “a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre…” ¡Wow! Pedazo de voto kármico… Sí, eso justamente es un voto karmico.

Los votos kármicos son promesas, decretos firmes que realizamos relacionados con acontecimientos personales de nuestras vidas y derivados generalmente de situaciones traumáticas.

A día de hoy yo soy muy consciente de que he tenido al menos 3 votos karmicos simultaneos y eso es un faenón… (realmente iba a usar otra palabra) J.

¿Ponemos algunos ejemplos de votos karmicos? ¡Vamos allá!

Votos de Pobreza

¿Desde la niñez has escuchado en tu familia la típica frase de “el dinero no hace la felicidad” o “Algún dinero evita preocupaciones; mucho las atrae” o “no mereces tener dinero”? o frases muy parecidas vamos. Si te fijas son todas frases que condicionan que tú tengas dinero en abundancia, que te dan el mensaje de que tú no puedes tener dinero y que está mal visto que tú amases grandes cantidades de dinero porque eso es egoísta y es malo. Tal vez te han enseñado que tener mucho dinero solo te llevará a la perdición, al exceso de poder quizás mal empleado y a convertirte en una mala persona o una persona corrupta.

¿Qué conlleva eso? Que toda tu vida te veas limitado por esa creencia y que en tu vida siempre reine la escasez de dinero. Quizás en otra vida o en una paralela formaste parte de una orden religiosa donde el voto de pobreza era su ley, donde Dios proveía de todo lo que tu podrías necesitar como religioso y por ello no deberías ni podías aspirar a más. Tal vez en otra vida tenías el sentimiento arraigado de que con tener lo suficiente para salir del paso ya basta o que se crea un conflicto entre el hecho de ser una persona con mucho dinero y ser una persona espiritual a la vez.

Si en tu momento actual en tu interior albergas alguno de estos sentimientos o te son familiares esas situaciones que te he mencionado entonces es muy probable que en alguna de tus vidas pasadas hayas hecho un voto de pobreza.

Votos de Sacrificio, Sufrimiento y Abnegación

Este me es tan familiar… bien, vamos a explicarlo un poquito.

¿Te consideras una persona abnegada? Abnegado quiere decir que se trata de una persona que renuncia voluntariamente a los propios deseos, afectos o intereses en beneficio de otras personas. Oye aquí iba de lujo ese muñequito de Facebook de cabeza estrellándose contra el cristal – risas picaras.

El saco del voto de sufrimiento es amplísimo… y cuando te ponga ejemplos es que te vas a echar las manos a la cabeza y vas a temblar.

Por ejemplo:

  • Eres una persona que siente la necesidad de aligerarle la carga a los demás y para ello te la echas tú sobre los hombros.
  • Eres una persona que ayudas a los demás sea como sea incluso dándoles lo que tú no tienes y pasando por encima de tus propias posibilidades.
  • Eres una persona que sientes verdadero impulso por ayudar a los demás incluso anteponiendo SUS necesidades a las tuyas propias. Siempre te quedas relegado-a al segundo lugar.
  • Eres una persona que cuando repartes… (lo que sea) tu eres siempre el último de la fila.
  • Eres una persona que tus satisfacciones personales desaparecen cuando se trata de hacer feliz a otra persona, de atender a todos sus deseos y a sus necesidades olvidando que tú también tienes deseos y necesidades.

Esto en los casos más evidentes y comunes pero luego vienen otros que son algo más trágicos:

  • Eres una persona que tiene adicciones, o depresiones reiterativas que no eres capaz de liberarte de esa carga pesada. Esto es tremendo porque a día de hoy todavía vemos esa expresión de autoflagelación en escenas reales donde creyentes en procesiones religiosas van golpeando su espalda y haciéndose sangre y provocándose dolor voluntariamente. Con este comentario no quiero levantar ampollas con ningún sector religioso, solo pretendo poner un ejemplo gráfico de autoflagelación real realizado con la finalidad de cumplir una promesa. O mira por poner un ejemplo más cercano, mi madre tenía la manía de ofrecerle a la Virgen de Covadonga subir las escaleras de rodillas (y son muuuuuuuuuuuchas) como promesa por los favores recibidos. A día de hoy sufre muchísimo con sus huesos.
  • Otro ejemplo claro, el hijo abnegado que no soporta ver sufrir a su madre y en un momento de desesperación expresa “yo quiero cargar con la enfermedad de mi madre”. O el caso inverso claro que este es más común todavía el de las madres que no soportan ver sufrir a sus hijos ante experiencias traumáticas y se cargan a sus espaldas el San Benito “yo quiero cargar con el dolor de mi hijo”.
  • Otro ejemplo clarísimo y este ya a nivel grupal familiar es por ejemplo el de las enfermedades familiares heredadas, yo tengo constancia de algún caso y es realmente triste y doloroso y este karma en forma de enfermedad pasa de generación en generación y no se sabe de dónde sale y lo más probable es que alguno de nuestros ancestros haya realizado un voto kármico que ahora nos afecte a nosotros en nuestras vidas.
  • Otra frase típica de mi abuela “yo he nacido para sufrir”. A ver abuelita… ¿no tenías otra frase mejor? Su hijo menor se murió con 20 años de un cáncer… y esa era su frase favorita en conjunto a “no me voy a recuperar jamás de mi pérdida, mi hijito del alma”. ¿Pero era mi abuela consciente del putadón y con perdón que nos estaba haciendo a los demás? Esas afirmaciones y promesas expresadas en voz alta si no se cortan persisten a través de los tiempos.

¿Tiemblas ahora? No es para menos.

Pues si algo de lo que te he contado te resuena probablemente tu vida esté siendo afectada por un Voto de Sacrificio, Sufrimiento y Abnegación.

Votos de obediencia

Todos sabemos lo que es la obediencia ¿verdad? Pero no somos capaces de ver el alcance que tiene este voto en la vida real… ¡Cómo me repatea este voto! Bien, este voto de obediencia lleva implícito el vivir siempre sirviendo, el vivir siempre subordinado-a a otra persona, el anular tu voluntad a favor de otra persona porque esa persona te domina, te priva incluso de tu libertad, de tu voluntad, de tus deseos, de tus aspiraciones, de tus sueños.

¿Cómo vemos ejemplos reales de este voto? Uno clarísimo, tienes un novio, una novia, o un marido o una esposa y vives anulado bajo los deseos de esa persona. Vives por y para ella, tu felicidad pasa por ver feliz a esa persona satisfaciendo todos sus deseos, aunque esos deseos vayan en contra de todo lo que tú eres y representas. Te ves incapaz de enfrentarte a su autoridad, porque tienes miedo de contrariarle, tienes miedo de perderlo, tienes miedo de que deje de quererte… ¿Habrás firmado un pacto de obediencia en otra vida? Es para pensárselo ¿verdad?

Votos de Silencio

¿Te cuesta mucho expresar tus ideas, tus sentimientos, tus deseos más pueriles y las palabras se te quedan atascadas en la garganta en la mayoría de las ocasiones? ¿Te falta capacidad para relacionarte socialmente porque te cuesta mucho hablar con los demás? ¿Eres una persona que lleva la timidez a extremos que se superan a si mismos?

Pues quizás deberías pensar si estás sobrellevando la carga de un Voto de Silencio. Estos votos se generan generalmente en personas que debido a sus actividades es preciso que guarden silencio, pactan el guardar algún tipo de secreto o toda su vida es un secreto claro, un ejemplo claro de esto pues así de pronto se me ocurren los espías en tiempos de guerras, son portadores de secretos muy importantes que afectan a las naciones y deben guardarlos a toda costa a un bajo pena de muerte a costa de su propia vida. Obvio esto es solo uno de los muchos ejemplos que se pueden pensar pero no me voy a alargar más.

Bueno y ahora vienen los votos que yo llamo las Joyas de la Corona (risas)

Votos de Celibato y Votos de Castidad

Personas que a lo mejor sufren de impotencia sexual o frigidez o falta de deseo sexual pero de manera exagerada y recurrente no como algo puntual u ocasional o que tengas un problema real con tu intimidad pues ten claro que seguramente estas llevando a tus espaldas un Voto de Castidad. Esto es claro por ejemplo en religiosos de vidas pasadas que consideraban los placeres mundanos como algo que no conjugaba demasiado con el desarrollo espiritual por ejemplo.

Otro ejemplo claro de este grupo son las personas a las que les aterra el compromiso frente a una relación de pareja, o que sabotean constantemente sus relaciones íntimas de alguna forma o que tienen incapacidad para mantener relaciones sanas de pareja y todas sus relaciones terminan de manera inesperada e incluso ruda. Aquí la dinámica es una incapacidad para vincularse en una relación de manera sólida y profunda y por tanto ya pensaríamos en un Voto de Celibato. Tal vez arrastre este tipo de votos de alguna vida pasada o paralela y acontecen también en los religiosos donde ellos solo se casan con Dios.

¿Qué te ha parecido? Tienes ahora una visión más amplia y diferente sobre las dificultades que te puedan estar aconteciendo?

Seguramente ahora tienes una visión distinta sobre tus propios bloqueos emocionales y ahora tu interés debería ir en la dirección correcta para ser capaz de eliminar esos bloqueos.

Por el momento no me voy a alargar más. Espero que todo lo que te he contado te haya sido útil y de interés.

Lilian Rodriguez.

Alundain

Si te ha gustado por favor comparte en tus redes sociales o  suscríbete a mi canal de youtube.Muchas gracias.

Alundain en Google

Alundain en Facebook

Alundain en Youtube