meditacoines de luna llena

Meditación para la luna llena del 24 de Enero del 2016

Vas a necesitar:

  • Una vela blanca (cualquier vela sirve y cualquier forma mientras que no esté contenida en un envase de aluminio)
  • Incienso
  • Un vaso con agua
  • Un cuarzo.

 

 

Para hacer esta meditación vas a ducharte previamente para liberarte de la carga y la pesadez de energías del día. Te vestirás si es posible con ropa blanca o de color claro.

Intenta que este momento sea un momento de tranquilidad para ti, reserva ese espacio y ese momento para ello.  Si la meditacion la haces grupal sentaos en círculo con la vela frente a cada  uno de vosotros.

Siéntate cómoda y dispón delante de ti la vela blanca, a la izquierda de la vela pondrás el vaso con agua, a la derecha el incienso y en la parte delantera el cuarzo. Tendremos así los 4 elementos dispuestos: fuego, agua, aire y tierra.

Vas a situarte con las manos en posición de oración a la altura del pecho y cierras tus ojos inspirando lentamente por la nariz y soltando el aire muy suave por la boca. Vas a realizar estas respiraciones profundas y pausadas unas cuantas veces tratando de llevar tu mente y tus pensamientos a la calma, a la quietud interior.

Poco a poco con cada respiración vas a focalizar tu atención en tu corazón y poco a poco vas a ver como una bola de luz blanca brillante se va activando y fortaleciendo, con cada latido de tu corazón más y más brilla tu bola de luz. Es tu Ser Interior, tu Yo Soy que se despierta con tu intención, que se activa y se fortalece, que va tomando más y más conciencia de si mismo, más luminoso cada vez. Siente cómo vibra con cada latido de tu corazón.

Ahora, vas a conectar a tu Yo Soy con la tierra, de el saldrá un tubo de luz que va a recorrer tu cuerpo hasta salir por tus pies en dirección al centro de la tierra y vas a notar como el latido de Gaia vibra con el tuyo. Eres Uno-a con Gaia.

Ahora vas a conectar a tu Yo Soy con el Universo. De tu corazón saldrá un tubo de luz que ascenderá hacia tu cabeza y saldrá disparado al Universo para conectarse directamente con la Fuente, con el Padre de todo lo que es, con la causa centro primera de toda vida. y vas a notar como el latido del Universo se une y se funde con el latido de tu corazón. Eres Uno-a con el Universo.

Ahora sientes que formas parte de la Unidad, el Universo, Gaia y tu Yo Soy laten al unísono vibrando intensamente en ti, llenándote de energía y tu pequeño tubo de luz se expande y se expande hasta salir fuera de ti, de tu cuerpo, de tu campo energético y te ves dentro de ese tubo de luz completamente y tu mente, cuerpo y alma se unen en la frecuencia de la Unidad, elevando su vibración, sintiéndola con intensidad.

En este instante todas las frecuencias energéticas negativas que te alejaban de la Unidad desaparecen, se eliminan y tu ser crece, se expande se funde con ella y se nutre de ella.

Es hora de que ahora le prestes atención a tu niño interior, lo has tenido olvidado por mucho tiempo, has descuidado sus necesidades y es hora de nutrirlo, alimentarlo con nuevas enseñanzas, tomarlo de la mano e indicarle el nuevo camino a seguir.

Busca a tu niño interior, permite que tu Yo Soy conecte con él, deja que salgan fuera y se situen frente a ti dentro de tu tubo de luz.

Ambos mirándose, sonriéndose, tomándose de las manos y fundiéndose en un abrazo intenso y fraternal.

Es momento de que tu Yo Soy le regale un don a tu niño interior. Ofrécele con cariño el don de la bondad y de la sinceridad.

Enseña a tu niño interior que debe mirar con bondad a su alrededor, a pesar del daño que puedan hacerle, a pesar de la falta de atención que pueda estar sufriendo, a pesar de la falta de amor que pudiera estar padeciendo porque solo a través de la bondad se llega al amor en la unidad.

Enseña a tu niño interior que debe practicar la sinceridad, porque solo si es sincero consigo mismo y con los demás estará abierto a recibir lo mismo y se sentirá lleno de paz interna, de alegría, de satisfacción y favorecerá el nacimiento de la confianza.

Si tú eres sincero todos confían en ti, aprenderán a dar también sinceridad, confianza y respeto.

Observa como tu niño interior recibe tus regalos con alegría, con luz en sus ojos y se llena de gozo.

Ahora, con ese sentimiento, permite que tu niño interior y tu Yo Soy vuelvan a ti, que se acomoden en tu interior y juntos en la unidad contigo y con todo eleven tu vibración.

Siente cómo vibras más y más alto.

Observa cómo tu aura brilla con intensidad y se fortalece, se impregna de los nuevos dones recibidos y los expande a su alrededor.

Ahora ya no hay miedo, ya no hay dudas, solo te invade un fuerte sentimiento de amor y de conexión contigo mismo-a en la unidad con el Ser, con Gaia, con todos.

Damos gracias por nuestro regalo, y también damos gracias a los Seres de Luz que nos asisten y nos ayudan cada día.

Trae de nuevo hacia tu corazón los tubos de luz que te anclaban a la tierra y al universo y siente con intensidad el latido fuerte en tu corazón, que te llena de gozo y alegría.

Nos tomamos unos instantes para disfrutar de ese sentimiento de bienestar intenso y cuando estés preparado-a puedes abrir tus ojos.

Deja que la vela se consuma hasta el final y el cuarzo lo llevarás contigo el resto del mes, hasta la próxima luna llena.

Alundain

Si te ha gustado por favor comparte en tus redes sociales o  suscríbete a mi canal de youtube.Muchas gracias.

Alundain en Google

Alundain en Facebook

Alundain en Youtube