tarot el anillo de las hadas - dragon-de-fuego

Mensajes del Anillo de las Hadas para ti

EL DRAGÓN DE FUEGO

La imagen muestra a un fuego vivo en la chimenea. De los costados de esta cuelgan placas de latón para atraer a la buena suerte y sobre la repisa hay velas encendidas. Un pequeño animal, el dragón de fuego, disfruta del calor.

En las narraciones populares celtas los dragones de fuego son reptiles con la apariencia de este animal mitológico, cuello sinuoso, alas de murciélago y enormes mandíbulas. Representan a elementales ígneos semejantes a las salamandras. No ven muy bien pero poseen un buen olfato. Son astutos y maliciosos y exhalan fuego por la boca y guardan tesoros.

Es un personaje de la Corte de Verano

El mensaje de las Hadas hoy para ti

El Dragón de fuego presente en una tirada nos indica que estamos en una época de energía incansable y un deseo de cambio. Es posible que anuncie nuevos empeños y oportunidades y un ciclo de gran energía creadora, de innovación, invención, inspiración, dinamismo y pasión.

Sin embargo debes poner cuidado en que lo que t esté afectando sea una oposición a actuar, vacilación e inconsecuencia, comienzos en falso o proyectos concebidos pero no acometidos. En estado inverso también pudiera representar esterilidad, impotencia, frustración y problemas con el sexo opuesto.

¿Cómo puedes trabajar con EL DRAGÓN DE FUEGO?

Las salamandras o dragones de fuego gobiernan este elemento. En la magia, el fuego se halla relacionado con la pasión, la creatividad, la purificación, el espíritu y la energía. Si necesitas actuar en estos sectores de tu existencia, tal vez requieras la ayuda de los elementales ígneos.

Prepara una combinación de un pellizco de savia de drago, dos cucharaditas de serrín de roble, tres de resina de incienso, media cucharadita de canela en polvo y unas gotas de aceite de naranja. Su combustión atrae a los elementales del fuego.

Proclama:

Señores del Fuego, os imploro que acudáis y que me ayudéis en mi tarea. Cierra los ojos y relájate.

Imagina que te hallas en el mediodía del solsticio de verano. El sol quema y deslumbra. Un calor asfixiante se cierne sobre la tierra. De la calina surge el elemental del fuego. Repara en su aparición y manifiéstale tu nombre. Solicita su intervención con tus poderes intuitivos y tu necesidad de un cambio para transformar tu espíritu. Pídele que te muestre cómo es posible ese empeño. Da las gracias al elemental y retorna a la conciencia de vigilia.