tarot el anillo de las hadas - gruagach

Mensajes del Anillo de las Hadas para ti

GRUAGACH

En la carta aparece un duende masculino de largos cabellos e indumentaria a cuadros frente a un castillo escocés a la orilla de una ría.

Gruagach significa “de largos cabellos” y este duende escocés habita  en los castillos y en las grandes mansiones, pero a diferencia de lo que sucede con Brownie siente apego al edificio, no a la familia. Si la casa es derribada, el Gruagach desaparecerá y no volverá a ser visto nunca. El espíritu puede ser de uno u otro sexo.

El Gruagach se manifiesta o grita siempre que la alegría o el pesar sobrevienen a la familia. Por la noche limpia el castillo, barre el suelo y ordena los muebles. Cuando lo oyen afanarse los habitantes humanos, pueden tener la seguridad de que están a punto de llegar visitantes y el duende desea que el lugar presente su mejor aspecto.

El mensaje de las Hadas hoy para ti

La presencia del Gruagach en tus naipes alude a cuestiones concernientes a raíces, tradiciones, antepasados, herencias, bienes o negocios familiares, legados transmitidos a través de las generaciones o el establecimiento de unos cimientos firmes en algún sentido.

También avisa de que es preciso evitar movimientos sin sentido, atascos y tedio así como las desavenencias familiares.

¿Cómo puedes trabajar con GRUAGACH?

Semeja ser algo más que un simple duende doméstico. Aunque el nombre significa “de cabellos largos” en ciertas narraciones parece designar a un hechicero o brujo. Se lo representa luchando con los cuatro animales totémicos de las estaciones, el ciervo en Samhain, el unicornio en Imbolc, el dragón en Beltane, y el león en Lughanasa, quizá surja para hacer girar la rueda de las estaciones.

Se dice que son los espíritus de antiguos druidas que se sustentan con la leche que les dejan aquellos para quienes fueron sacerdotes. En la isla de Skye había altares levantados en su honor en donde se les dejaban ofrendas o unas peculiares piedras de gruagach quizás una laja levantada sobre el suelo o un montón de piedras.

Puedes levantar su propio altar de gruagach en tu lugar sagrado o en tu jardín, añadiendo un guijarro cada vez que acudas hasta allí para meditar o realizar un acto de magia. Arroja además en cada una de tus visitas leche y vino con objeto de honrar al espíritu.