Mensajes del Anillo de las Hadas para ti 26/02/2016

Bogeyman - Tarot el Anillo de las Hadas

Bogeyman

Un Bogeyman es un diablillo casero de mirada perversa, de color rojo y con bastante vello en su cuerpo. En la carta se puede ver cómo surge tras la armadura que hay en una vieja mansión.

Antiguamente los padres solían decirles a los niños para corregir su comportamiento de desobediencia la típica frase de “Si eres malo, vendrá por ti el Bogeyman”, con la falsa creencia claro de que realmente este ser se apoderaba de los niños revoltosos y traviesos.

El Bogeyman tiene como lugar de preferencia para esconderse graneros, sitios oscuros como los huecos que hay bajo las escaleras, en casas antiguas, cuevas, minas pero en definitiva, cualquier lugar que esté oscuro, frio y húmedo será su lugar de estancia favorito.

Se dice que si miras a través del ojo de una cerradura es muy probable que te encuentres con el ojo de Bogeyman que te mira atentamente.

Es frecuente que este ser se presente como un ser fantasmal humanoide y sombrio pero también tienen la habilidad de transformación y es por eso que no es inusual que tome la apariencia de un perro negro, o un tronco de árbol o seres de dedos félidos y ojos amarillos súper relucientes. Sin embargo, con frecuencia el único rastro visible que tu vas a encontrar de un Bogeyman es una nube de polvo.

¿Alguna vez has sentido la presencia de un ser invisible que te acechaba a tu espalda? ¿O tal vez has tenido la experiencia de que te han retirado repentinamente las ropas de la cama mientras dormias? Esas son actitudes propias de un Bogeyman.

El nombre de Bogeyman es su denominación en inglés pero si te hablo del “Sacamantecas” ¿a que te suena más?

En el Tarot del Anillo de las Hadas es un personaje que pertenece a La Corte de Invierno y es la carta número 8.

El mensaje de las Hadas hoy para ti

La energía del día de hoy está gobernada por Bogeyman y debes hacerte a ti mismo-a algunas preguntas o reflexionar sobre tus actitudes pues tal vez y solo tal vez estás reaccionando de manera absurda a algunas situaciones, tal vez estás sintiéndote lleno-a de miedos infundados que no tienen sentido alguno o te estás llenando de ansiedad sin motivo.

Reflexiona sobre estas cuestiones pues es más que probable que hayas perdido el sentido de las proporciones, estés reaccionando desmesuradamente ante ciertos acontecimientos o situaciones y en realidad las preocupaciones no son para tanto, no hay razón para hacer ese despliegue tan desmesurado. Guarda los cañones para otro momento porque ahora no los necesitas, estás demasiado hipersensible en estos momentos y no alcanzas a ver la situación con objetividad.